home Economía Llantas viejas servirán para crear tenis nuevos

Llantas viejas servirán para crear tenis nuevos

En Argentina ha surgido un emprendimiento que usa las llantas desechadas como materia prima para la creación de calzado deportivo. Además, esta empresa de origen argentino tiene en sus filas a personas en riesgo de exclusión, como presos y jóvenes con problemas de adicciones, contribuyendo así a no sólo ayudar a mitigar el impacto al medio ambiente, sino contribuir a cambiar positivamente el entorno social.

La firma Xinca nace en 2013 con vocación de ser una “empresa social de impacto”, pero también busca “rentabilidad, pero también resolver algún problema ambiental y social”, aseguró Alejandro Malgor, uno de los tres socios que fundaron la empresa en la provincia de Mendoza, en el oeste de Argentina.

Alejandro comenta que se sienten orgullosos de que su calzado esté hecho de residuos de neumáticos, pues esta iniciativa surgió para darle solución al problema de los desperdicios en Argentina, donde “se desechan más de 100.000 toneladas de neumáticos por año”, aseguró Malgor.

“Empezamos a ver diferentes problemáticas ambientales en nuestro país y conocimos puntualmente el problema de la basura y, dentro de la basura, el problema de los residuos de neumáticos”, comentó.

El emprendedor recordó que estos residuos de llanta tienen un grave impacto en el medio ambiente y la salud pública pues muchas personas optan por quemarlas o enterrarlas. Teniendo este conocimiento del problema, buscaron crear un artículo cuya fabricación pudieran utilizar esta materia prima, alargando su vida útil.

Igualmente descubrieron que la industria de la moda es una de las más contaminantes, luego del petróleo, por lo que pensaron en un producto que tuviera entre sus componentes residuos textiles, llegando así a los tenis, asegurándose que más gente podría comprarlos pues de esta forma podrán reciclar más.

Este emprendimiento de reciclaje de llantas optó por ir más allá del cuidado del medio ambiente

En atención a su vocación de responsabilidad social, Xinca incorporó a la manufactura a personas con diferentes problemas sociales, como madres solteras, personas que viven en zonas rurales, presos y gente excluida del mercado laboral.

Bajo la premisa de “dar segundas oportunidades, tanto a las personas como a los residuos”, Xinca obtuvo el premio Mayma 2014 al Mejor Emprendimiento de Argentina y una mención de honor de Naciones Unidas en 2015.


Más información de emprendimiento en el sitio de Teresa Adriana Perez Romo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *