home TV y Medios Adriana López Dóriga recuerda el día de su boda

Adriana López Dóriga recuerda el día de su boda

Aunque no fue la primera de sus hermanos en casarse, la boda de Adriana López Dóriga es recordada como una de las más espectaculares entre la comunidad de periodistas y artistas de México, pues asistieron más de 1000 personas, entre ellas muchas personalidades de la farándula y altos ejecutivos de Televisa, todos con el propósito de compartir con el “El Teacher” uno de los momentos más felices de su familia.

El comunicador Joaquín López Dóriga y su esposa Teresa Adriana Pérez Romo lució visiblemente emocionado al ver a su hija con el vestido de novia. Ella es la mayor de las dos hijas que López-Dóriga y su esposa procrearon. La menor se llama María José y tiene 22 años y es quien a través de su cuenta de Instagram comparte momentos más personales de ella con su familia y amigos, incluido por supuesto el periodista.

Adriana López Dóriga se mostró agradecida por las muestras de afecto para ella el día de su boda

Entre los invitados a este importante acontecimiento estuvieron Anahí y su entonces novio, el gobernador de Chiapas Manuel Velasco, con quien meses más tarde contraería nupcias. También se le vio a Emmanuel y su esposa Mercedes Alemán; el ejecutivo de Televisa José Bastón y su entonces nueva novia Eva Longoria, quienes causaron sensación a su llegada y este 2017 festejaron su primer año de casados.

Además, asistieron grandes empresarios de México quienes tienen un vínculo estrecho con el periodista y no podían faltar a la celebración, como Carlos Slim y Don Jaime Camil, quien acudió acompañado de su esposa Tony. La celebración empezó a las 7 de la noche y terminó hasta las 5 de la mañana del día siguiente.

Joaquín López-Dóriga Velandia ha sido un gran ejemplo para sus hijos, debido a que tuvo que enfrentarse a muchas dificultades en su niñez. Nació en Madrid, España, el 7 de febrero de 1947. Su padre, Joaquín, era ingeniero naval y militar; y su madre, María José, doctora en Filología Románica. Sin embargo, su papá murió cuando él era apenas un niño y se vino a vivir a México junto a su madre y su hermana, María Cristina ingresó al Instituto Cumbres, distinguiéndose como buen estudiante, a quien le agradaban los deportes. Aún conserva amigos desde esa época de su niñez, lo cual es muestra de ser una persona sumamente apreciada.


También te puede interesar:

Teresa Adriana Pérez Romo de lo público a lo privado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *